Volví a jugar doom después de casi 25 años y la experiencia fue fenomenal.

No solo pude experimentar la nostalgia de volver disfrutar un videojuego que me encantaba de chico, volver a escuchar los mismos sonidos, los gráficos pixelados y recordar niveles; también me volví a encontrar con un gran juego perfectamente diseñado.

¿Qué lo hace un gran juego? ¿Por qué vale la pena volver a jugarlo en 2020?

El Doom clásico

Doom era espectacular a primera vista porque no había nada igual en aquellos años… el juego combinaba super bien los gráficos en 2D y 3D: los enemigos tenían rostro, jadeaban indicando que estaban al asecho y te permitía usar distintas técnicas para combatirlos, y si el juego te resultaba muy difícil podías ir guardando la partida poco a poco.

Los enemigos tenían la resistencia justa, con un poco de práctica los podías eliminar con unos pocos disparos sin sufrir demasiado y evitando contacto con ellos.

A cada enemigo se lo combatía de manera diferente, pero en general los comportamientos se parecían entre sí. Los enemigos estaban esperando, y cuando se percataban que estabas ahí se acercaban a vos disparando, lanzando bolas de fuego o intentando morderte. Una estrategia muy útil cuando estabas al borde de morir era alejarse y esperarlos en un lugar seguro.

Creo que a los enemigos que más veía en el juego era a los Imp, estos personajes marrones que lanzaban bolas de fuegos que podías esquivar hacia los costados.

Estos no eran los enemigos más difíciles, sin embargo cuando estos enemigos aparecían en manada junto a otros enemigos con armas de fuego la cosa se ponía complicada…

Otra cosa alucinante del juego, era que los enemigos se podían disparar entre ellos, y a veces en medio de una escena de acción podías verlos luchando entre sí, como si estuvieran en una riña interna porque alguien disparó accidentalmente.

Algo que también añadía variedad y diversión eran los barriles explosivos. El juego tenía varios barriles distribuidos en los escenarios, así que en plena batalla contra los enemigos tal vez tenías la suerte de poder dispararle a un barril para que explote y esa explosión reviente a todos los enemigos cercanos.

Pero lo que sin dudas hacía a doom especial eran sus mods. Algo que alargaba la vida del juego, tanto para quienes jugábamos como para quienes querían construir sus propios niveles.

Doom en la actualidad

Para mi sorpresa, el hecho de que doom se pueda expandir mediante mods y motores mejorados, hizo que el juego siga se mantenja vigente todos estos años.

Por ejemplo, esta semana estuve jugando un montón a un mod llamado “Brutal Doom”:

En este mod las armas son más rápidas, los enemigos tienen habilidades nuevas como saltar o esconderse, y hay montones de efectos agregados como humo, sangre, partículas etc…

Además, Brutal Doom te permite volver a jugar los mismos niveles clásicos de Doom 2 de manera renovada.

¿Cómo jugar a Doom hoy?

Hoy existen re-ediciones del clásico doom para varias plataformas, Doom está en Steam, Switch pero también se puede jugar con motores alternativos como GZDoom, PRBoom y Zandronum.

Zandronum es el que más me impresionó, apareció en 2005 con un montón de mejoras gráficas y soporte para jugar online hasta 64 jugadores.

Además, es multi plataforma (linux, osx, windows) e incluye una herramienta llamada Doomseeker para encontrar salas y jugar online:

Recomendaciones

Si te dieron ganas de jugar Doom te recomiendo descargar Zandronum, bajar algunos .wad y dedicarle unas cuantas horas.

Doom no solo es un gran juego, también logró perdurar todos estos años volviéndose cada vez mejor, parece mentira que ya pasaron más de 25 años desde su lanzamiento y aún así vale la pena jugar.